Hacia la Reforma Universitaria

Informativo del Rectorado No. 109

Indice de Artículos, Reforma Universitaria Dejar un comentario

La Reforma Universitaria y la asignatura que nos legó Maggiolo

En la década de 1960 el Rector Maggiolo afirmaba que la por entonces recientemente aprobada Ley Orgánica no había modificado la estructura académica de la institución. La Segunda Reforma tiene esta cuestión entre sus prioridades. Informamos aquí sobre ciertos avances en curso para la transformación académica de la Universidad.

En el Informativo 19 (26-11-07) anotamos: “Hace cuarenta años, el Rector Maggiolo subrayaba que una estructura universitaria constituida esencialmente mediante el agrupamiento de facultades era académicamente contraproducente y obsoleta. Ciertos cambios han tenido lugar desde entonces, pero han sido escasos y, sobre todo, mucho más lentos que los exigidos por las nuevas dinámicas del conocimiento. No se trata de repetir los debates de hace medio siglo. Suprimir las facultades era erróneo entonces y sigue siéndolo. Las facultades son insustituibles para concebir e implementar ciertos planes de estudio flexibles pero bien vertebrados, para forjar lazos colectivos, para el ejercicio del cogobierno, como fuentes de identidad. Pero con las facultades no alcanza para impulsar coordinadamente la enseñanza, la investigación y la extensión a los niveles requeridos por la lucha contra el subdesarrollo en el siglo XXI. Hace falta ensayar audazmente alternativas nuevas. Se han esbozado lineamientos, adoptado resoluciones primarias, asignado algunos recursos. Llegó la hora de concretar iniciativas.”

En 2007 se aprobó la iniciativa crear el Espacio Interdisciplinario de la UDELAR. Acaba de aparecer el fascículo 8 de la serie “Hacia la Reforma Universitaria” que, bajo el título “Espacio Interdisciplinario en construcción”, da cuenta de lo que se ha realizado por esa vía hacia la transformación de la estructura académica.

Un camino mucho más trascendente que apunta en la misma dirección es el de los Centros Universitarios Regionales. Tres están en construcción – en el Noroeste, el Noreste y el Este – y se proyecta poner en marcha otro en el Sudoeste durante el próximo quinquenio. Estos Centros Regionales constituyen un pilar fundamental de la estrategia de la UDELAR para el Interior, pero también han de constituir avances mayores en la transformación de la estructura académica. En efecto, tales Centros no estarán divididos por facultades o carreras, sino que funcionarán mediante una intensa colaboración “horizontal” o “transversal” entre equipos disciplinarios e interdisciplinarios, particularmente para el dictado de carreras nuevas así como para la colaboración con el desarrollo regional.

Está funcionando una Comisión conjunta del Consejo Directivo Central y la Asamblea General del Claustro, encargada de elaborar una propuesta de nueva Ley Orgánica. En esa Comisión hay consenso para prever los procedimientos para la creación y el desarrollo de Servicios Académicos de distinto tipo, además de las Facultades, pero con similar relevancia en la vida universitaria. Así por ejemplo, los Centros Universitarios Regionales deberán llegar a ser, mediante un proceso de desarrollo académico y de cogobierno, nuevos Servicios Académicos.

A dicha Comisión ha llegado la propuesta, proveniente de la Facultad de Ingeniería, de que entre los nuevos Servicios Académicos a crear figure un Servicio de Unidades e Institutos Centrales (SUIC). Éste podría ser un marco innovador y flexible para la transformación de la estructura académica en lo que tiene que ver con la dimensión “horizontal” de la misma. Se ha sugerido que las Unidades Académicas de las Comisiones Sectoriales se integren al SUIC. Convendría que también el Espacio Interdisciplinario sea parte del SUIC y quizás también otros Programas Centrales que hasta ahora no han tenido adecuada inserción académica y política. El SUIC podría ser el ámbito natural para la radicación de ciertas carreras compartidas y para la creación de Institutos Centrales vinculados con diversas áreas.

La propuesta del SUIC ejemplifica la potencialmente fecunda interacción entre elaboración de una nueva Ley Orgánica y transformación de la estructura académica: la segunda necesita de la primera, mientras que la primera puede inducir nuevos avances en la segunda.

Durante muchos años se hicieron intentos diversos para afrontar la asignatura fundamental destacada por Maggiolo. Algunos fracasaron, otros permitieron ciertos avances, todos pueden converger pronto en una transformación mayor.

Los comentarios están cerrados.